El Poder de la Bendición en la Familia

“La Bendición es un don que se da”


Para que la Bendición cumpla su propósito, es importante trabajar el Perdón y concientizarnos de las heridas que nuestros padres hayan tenido,

(Mateo 6:14-15).

Existen 5 tipos de familias con los que nos podemos identificar:

  1. La familia que tiene un hijo favorito

  2. La familia donde la Bendición no está al alcance de los hijos

  3. La familia donde la Bendición se vuelve una carga

  4. La familia que emocionalmente parece un campo minado

  5. La familia donde reinan las tradiciones

También podemos observar que existen familias que reciben las bendiciones a medias, en este grupo tenemos: Las familias donde hay separación o divorcio y las familias donde mueren uno o ambos padres, lo que sucede es que posiblemente los hijos no alcanzan a recibir la Bendición y como consecuencia se pueden generar actitudes como, por ejemplo: que son personas iracundas, indiferentes, que buscan necesidades en otros, orgullosos y débiles. De la misma manera, entre los efectos trágicos que se crean en una persona que no recibe bendición, están: La desesperanza y el pesimismo crónico.

Existen 2 claves para ganar la batalla de no recibir la Bendición:

Ser francos con nosotros mismos y ser comprensivos con los padres.

Para convertir la Maldición en Bendición es esencial:

  1. Comprometerse con Dios: convertirse a Cristo (2 Corintios 5:17)

  2. Recibir la sanidad interior: tienes nueva vida, eres nueva criatura (Salmo 103:3)

  3. Tener un propósito claro para vivir: darle la oportunidad a Dios de Bendecirnos en nuestras metas (Jeremías 29:11)

Si deseas profundizar más en el tema puedes dirigirte al enlace y escuchar la palabra que nos compartió nuestra pastora Sandy Chonillo el Domingo 24 de Enero 2021.



6 vistas

Entradas Recientes

Ver todo